Visita a "Erase una vez...el Habla"

Valoración del Usuario:  / 1
MaloBueno 

Visita a "Erase  una vez...el Habla"

Un grupo de socios realizó una visita guiada a la Exposición de la Caixa "Erase una vez.....el habla"

Mucho antes de que los humanos pudiéramos hablar ya había comunicación entre los seres vivos. Desde el momento en que un ser vivo realiza una acción que modifica el comportamiento de otro, podemos decir que existe comunicación, y este hecho se produce incluso entre los organismos unicelulares.

En esta exposición, hemos podido descubrir, cómo los más sencillos microorganismos modifican su comportamiento por la acción de simples estímulos hasta cómo diferentes animales pueden expresar su época de celo, su miedo o su territorialidad. Además, podremos escuchar los sonidos que realizan los cetáceos para comunicarse o ver cómo una araña, en el momento del cortejo, realiza un acto de comunicación tan complejo que es digno de admiración.

El grado más alto de comunicación lo consigue el ser humano mediante el habla. La capacidad para transmitir y compartir información a través del lenguaje otorga una verdadera ventaja adaptativa.

Actualmente, no se sabe con exactitud cuándo apareció el habla, pero sí sabemos que la capacidad de hablar está íntimamente relacionada con dos cosas: por un lado, es necesario disponer de los órganos adecuados (sistema vocal apropiado, cerebro desarrollado…) y, por el otro, es imprescindible tener cierta capacidad de pensamiento simbólico. Así pues, ¿qué antepasados nuestros fueron los primeros en hablar? A lo largo de esta exposición hemos descubierto cuáles fueron los primeros homínidos capaces de hablar como nosotros y por qué fue posible.

Y nosotros, ¿qué órganos empleamos para hablar? Para poder hablar es necesario mover la musculatura de la cara, colocar la lengua, accionar las cuerdas vocales, distinguir y emitir sonidos, construir significados, recordar, asociar, relacionar… Todo esto constituye una habilidad muy compleja en la que intervienen zonas específicas del cerebro que en un 85% de los adultos se encuentran situadas en el hemisferio izquierdo. En la exposición, podrás ver qué partes de nuestro cuerpo están involucradas en el habla y, con la ayuda de un cerebro interactivo, podrás descubrir qué áreas son las que intervienen en los diferentes procesos del habla y dónde están localizadas.

Esta exposición nos invita a reflexionar sobre algo tan usual, tan imprescindible y a la vez tan complejo en nuestra vida diaria como el habla.

 

Share

Información adicional