Viaje a Torremolinos

Valoración del Usuario:  / 1
MaloBueno 

Viaje a Torremolinos

Foto de familia de los excursionistas

El pasado 22 de septiembre, un grupo de socios y amigos de ALCER partimos, a las ocho de la mañana, desde la avenida de Mirat, para disfrutar de una semana de vacaciones por tierras malagueñas, concretamente nuestro punto de llegada sería el hotel Natalí en Torremolinos.

 

El viaje era largo por lo que resultó un tanto pesado, pero lo llevamos con resignación y paciencia. Una vez allí, lo típico, bajar las maletas y repartir las habitaciones. Nos instalaron en las plantas, séptima y octava, por lo que las vistas  hacia el mar, desde las terrazas,  eran inmejorables.

En el grupo que íbamos había siete personas en diálisis y cinco trasplantados por lo que la representación de enfermos renales era más que notable.

 

Esperando para ir a Diálisis

 

En esta semana hemos disfrutado de maravillosas jornadas de sol y playa, hemos degustado suculentos menús del búffet del hotel y hemos realizado varias excursiones por los alrededores, concretamente a la capital, que quedaba cerca, aunque ahí fuimos a nivel particular y luego dos excursiones de todo el grupo junto, la primera a Marbella, pueblo bastante extendido y que su parte antigua es especialmente bella y a Puerto Banús, lugar donde la ostentación es el pan nuestro de cada día, todo eran yates a cual más caro y espectaculares e impresionantes cochazos por allí circulando. La segunda excursión fue a Mijas, precioso pueblo enclavado en la sierra del mismo nombre, todas sus paredes encaladas en blanco, como ocurre por esta zona en todas las construcciones, y decoradas con macetas de geranios florecidos colgadas en sus paredes, lo que confiere una estampa de lo más colorista y llamativa. En Mijas algunos aprovecharon para montar en burro que por aquí es lo típico y otros para visitar el museo de las miniaturas donde tienen exquisitos trabajos realizados en los sitios más imposibles, como por ejemplo, las meninas de Velázquez pintadas en la cabeza de un alfiler. También visitamos el museo etnográfico donde pudimos ver recreaciones de cómo era la vida rural por éstas tierras hace ya bastantes años. A la vuelta para el hotel hicimos una breve parada en Benalmádena, otra preciosa localidad costera de la zona, concretamente visitamos lo que se llama Puerto Marina, zona eminentemente turística repleta de tiendas y zonas de ocio, donde continuamente te ofrecen la posibilidad de realizar un pequeño crucero en velero saliendo a alta mar para ver ballenas, delfines, etc…

 

Caminando por Marbella

Paco, en Mijas, con uno de los famosos burro-taxis

En definitiva, ha sido una semana de rélax y diversión, donde hemos fortalecido nuestras relaciones, hemos disfrutado los unos con los otros y ha servido sobre todo para que los compañeros que se dializaban, que por cierto, estaban encantados con el centro de diálisis, ya que según ellos los trataron a cuerpo de rey, hayan podido cambiar de aires por unos días y dejar un poco de lado la rutina del hospital en Salamanca. La experiencia ha sido muy positiva y esperamos que pronto se vuelva a repetir.

Share

Información adicional