Valoración del Usuario:  / 1
MaloBueno 

 

Desde las seis de la tarde, fueron llegando los participantes, una gran parte de ellos con sus correspondientes disfraces como es habitual en estas fiestas. La sala se lleno de piratas, Napoleón, la Paqui, la Rubia, mujeres primitivas, etc.

 

La fiesta comenzó con una serie de juegos que había preparado M. José Diego. Fue calentando el ambiente y sus juegos hacían que los asistentes, algunos de ellos nuevos para el resto de los participantes y de este modo se fueron dando todos a conocer. Los niños asistentes sin duda fueron los que mejor lo pasaron durante toda la jornada y no pararon en todo el tiempo. 

 

A continuación se pasó al chocolate, que estaba delicioso, acompañado de bizcochos, pastas, bollos, muchos de ellos aportados por los participantes. Todos alrededor de la mesa mostraron ejemplo de compañerismo y de compartir lo que realmente nos unió allí a todos, la enfermedad renal y ALCER.

Share

Información adicional