Portada

Venancio Blanco. Retratos

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

 

Esta exposición que visitamos esta tarde, en la Sala de exposiciones “Santo Domingo de la Cruz”, viene a corroborar el juicio de artista total que V. Blanco nos merece. Dibujo, grabado, pintura, escultura, todo le sirve a Venancio para dar rienda suelta a su espíritu creativo.

 

 


 

Un escultor tan prolífico como V. Blanco también ha cultivado el retrato. En ésta muestra se incluyen piezas que ceden sus actuales propietarios, y se incorporan sus últimos quehaceres. Los dibujos de familiares se presentan por primera vez: son retratos de su etapa de formación, en los años 40 y 50 del pasado siglo, de corte realista y trazo academicista y que desde la perspectiva actual, hay que entender como un período de aprendizaje en el que V. Blanco se entregaba para alcanzar su sueño de poder dedicarse al mundo del arte.

 


 

En sus retratos escultóricos, y sin renegar de sus principios figurativos, V. Blanco es capaz de aportar la síntesis que manejan con acierto los maestros, jugando con los volúmenes y los vanos, recreándose en la función y contrapunto de la materia y el vacío.

 

 

No es de extrañar que V. Blanco se haya prodigado en los retratos a María Pilar, la esposa con la que compartió 59 años de su vida, y que con sus acertadas críticas supo mantener e incentivar su espíritu creativo. Fallecida el pasado mes de abril, esta exposición se convierte en un sencillo pero emotivo homenaje a la compañera que supo manejar como nadie el carácter de ese hombre bueno y excelente artista que es V. Blanco.

 

 

 

 

  

 

Texto de Chema Sánchez

Share

Información adicional