Portada

Camino del Norte

Valoración del Usuario:  / 1
MaloBueno 

LA CARIDAD- SOBRADO DOS MONXES

19 marzo. La Caridad- Tapia de Casariego.

Retomamos el camino en La Caridad, parte final del principado de Asturias, donde lo dejamos hace justo un año. Esta primera etapa nos lleva hasta Tapia de Casariego, otra bella localidad costera de Asturias.

Nos alojamos en un pequeño albergue, para nosotros solos, pegado a la costa y desde el cual se divisa una vista espectacular. Una vez instalados nos damos una vuelta por el puerto y sus paseos, nos tomamos algo todos juntos y a dormir. A los que nos alojamos en el albergue nos visita “la vieja del visillo”.

 

   

 

20 marzo. Tapia de Casariego- Ribadeo.

Hoy la etapa también es corta, sólo unos 12 kms. Toda ella lloviendo, con lo cual toca ponerse capas y chubasqueros. Transcurre por  unos parajes muy bonitos y pegados a la costa. Atravesamos la ría por un puente y al otro lado entramos en Ribadeo, perteneciente ya a Lugo. Nos alojamos en un piso particular. Después de ducharnos y quitarnos toda la humedad, nos vamos todos juntos a comer a Rinlo, el típico arroz con bogavante, “delicioso”… Por la noche, cenamos todos en el piso, de nuestras ricas viandas salmantinas…

 

 

 

21 marzo. Ribadeo- Lourenzá.

Desayunamos y ponemos rumbo en coche a la playa de las catedrales. La marea está baja y nos permite ver las espectaculares formaciones rocosas. Hacemos un montón de fotos y formamos todos juntos la frase: ALCER DA GRACIAS. Paco se encarga de leer la carta que llevamos preparada: “Seguimos en camino, haciendo etapas, recorriendo de este a oeste, desde el amanecer hasta el atardecer. El camino nos da la oportunidad de vivir momentos mágicos que sólo viviéndolos en primera persona se pueden entender.

Es el camino de la Atención, de la Libertad, del Coraje, de la Entrega, del Recuerdo, de la Diversión… es un camino Azul, de Gratitud, de Reencuentro, de Alegría, de Compañerismo, de Inquietud, de Amistad, de Sueños, y de Unión... y en cada paso que damos está la magia que el camino deposita en nuestro corazón. Tenía que ser aquí, no podía ser en otro lugar, en la inmensidad de la playa de las catedrales, comtemplando el mar, el canto de las olas, a veces suaves como un susurro y otras golpeando con fuerza las rocas, duras, fuertes, misteriosas… para recordar a las personas que no han podido acompañarnos en estas etapas, por circunstancias de la vida, y también, como hemos hecho en todas las demás, hacer de este acto un pequeño homenaje de gratitud para todas las personas que generosamente nos han dado lo mejor de sí mismos, o de un familiar, para que muchos de nosotros sigamos viviendo. Gracias por regalarnos, sin conocernos, LA VIDA”

  
   

 

 

Una vez terminado este emotivo acto, continuamos en coche hasta Vilela, donde comenzamos a caminar. La etapa de hoy es de unos 22 kms, y más dura, con algunos fuertes repechos… Paramos a comer en San Xusto, en un restaurante. Aquí paran a comer también un grupo de mujeres murcianas que también hacen el camino. Desde aquí ya sólo quedan 5 kms hasta Lourenzá. El albergue es pequeño y muy coqueto. Coincidimos con dos chicos, uno madrileño, que por cierto, canta “La Campanera” maravillosamente bien, y otro colombiano, afincado en Barcelona, con los que entablamos una bonita, aunque efímera, amistad…

 

22 marzo. Lourenzá- Gontán.

La etapa de hoy es de unos 25 kms, bastante duros. Hay muchos repechos. Los primeros siete nos llevan hasta Mondoñedo, donde paramos para almorzar, en un bar, a base de ricos bocadillos de tortilla con chorizo. Algunos del grupo también aprovechamos para visitar la catedral, donde coincidimos con las “murcianas” y guiada por una chica italiana, que además nos sella las credenciales, con dos sellos diferentes; uno antiguo, con más de doscientos años, y otro diseñado por ella misma. Seguidamente continuamos la ruta, atravesamos un valle, por carretera, en constante subida. El paisaje es precioso, con ganado y caseríos diseminados. Paramos a comer en ruta, junto a un cementerio y un poco más adelante atravesamos la aldea de Lousada. Por fin, hora y media después llegamos a Gontán. El albergue es de nueva construcción y está fenomenal. Cenamos un reponedor menú a base de pote gallego y costillas en Abadín, a medio km de Gontán. Ya de vuelta en el albergue conversamos un ratito con nuestros compañeros de camino, al que se ha unido otro, gallego y forofo del depor, para más señas, y después de curarle las ampollas de los pies a nuestro amigo “Campanera”, nos retiramos a descansar…

 

 

23 marzo. Gontán- Vilalba.

La etapa de hoy transcurre toda ella por “terra chá”, en gallego “tierra llana”. Es una ruta casi plana, que nos permite ir más agrupados. Caminamos durante unos cuantos kms junto al “forofo del depor”, que aunque está un tanto fuerte lleva buen paso. Durante ese rato alguno del grupo aprovecha para sonsacarle con la quiniela puesto que parece que es un gran entendido no sólo de su querido “Depor”, sino de todo el mundo del fútbol en general. Por Goiriz pasamos junto a un precioso cementerio gótico. El albergue de Vilalba también es nuevo pero está muy frío, menos mal que nos proporcionan unos pequeños calefactores para calentar un poco la sala. Tomamos un café en el parador, instalado en la antigua torre de los Andrade, nos tomamos luego un reponedor cola-cao y nos vamos a dormir…

 

24 marzo. Vilalba- Baamonde.

El comienzo de ésta etapa es con niebla y con una buena helada que ha caído durante la noche, con lo que nos tenemos que abrigar bien. Atravesamos un monte. Cruzamos la carretera, donde pasamos al lado de otro cementerio gótico. A partir de aquí, el camino zigzaguea a ambos lados de la carretera. Paramos a tomar un pincho todos juntos en un merendero. Hace sol y buena temperatura. Una vez en Baamonde nos alojamos en un albergue de piedra y madera que antiguamente había sido unas cocheras de carruajes.  Por la tarde visitamos el jardín y la casa del escultor local Victor Corral, un hombre octogenario, que amablemente nos explica su extensa obra, pieza por pieza. Tiene verdaderas obras de arte. Es todo un personaje, dotado de buen humor y con mucha mística y espiritualidad, que irradia mucha paz. Damos un paseo junto al río, cenamos en casa Galicia, sobrinos del escultor, y a dormir que hay que descansar…

 

 

25 marzo. Baamonde- Roxica.

Etapa muy bonita. Primero caminamos un par de kms junto a la carretera, para luego cruzar el río y adentrarnos en el monte. Pasamos junto a una bonita ermita y cruzamos el precioso monte bajo la lluvia. Llegamos “al descanso del peregrino”, un pequeño albergue regentado por dos mujeres, donde reponemos fuerzas. Continuamos por el monte para luego abandonarlo y llegar, por carretera, hasta la localidad de Miraz, donde algunos decidimos quedarnos a comer de menú puesto que desde aquí quedan hasta Roxica 10 kms sin nada donde parar por el camino… Roxica en una granja con albergue de peregrinos, en medio de la espesura del campo y del bosque. Tiene una pequeña chimenea que agradecemos para secar nuestras húmedas ropas. Aquí no hay mucho que hacer con lo cual matamos el tiempo cantando y grabando la preciosa canción “Viento del norte”. Las risas y el cachondeo fueron la tónica general. A partir de aquí, somos “El coro del pijama”…

 

 

26 marzo. Roxica- Sobrado dos monxes.

Etapa que comienza con lluvia y fuerte viento. Caminamos divididos en dos grupos. Llegamos a la localidad de Oabrigo, donde algunos decidimos parar a tomar un café. La última parte de la etapa la hacemos ya sin lluvia. Los rezagados mitigamos el rato cantando mientras caminamos, haciendo nuestra propia versión de un conocidísimo tema de Rhapael. En Sobrado dos monxes, entre risas, se lo “interpretamos” a todos. Visitamos el monasterio. Es enorme, y aunque está abandonado es mágico y espectacular. Aquí, en la sala capitular, aprovechamos para volver a cantar y grabar “Viento del norte”. El fraile que nos recibe, inglés para más señas, es un tipo muy enrrollao. Coincidimos de nuevo con nuestro amigo “Campanera”, que espera a que sus padres vengan a recogerlo… Después de comer en el restaurante As camariñas, nos trasladamos en coche hasta Melide. Después de alojarnos en un albergue particular, donde ya coincidimos con más peregrinos, puesto que estamos en el camino francés, salimos todos a cenar en la pulpería Ezequiel…

 

27 marzo. Regreso a Salamanca.

Y llegó el día que tocaba regresar a casa, a Salamanca. Madrugamos, como no podía ser de otra manera, y ponemos rumbo hasta la localidad de Canedo, en el bierzo, donde visitamos las bodegas Prada a Tope. Aquí aprovechamos para hacer algunas compras: quesos, mermeladas, pastas… Continuamos viaje hasta Castrillo de los Polvazares, precioso y pintoresco pueblo también de la zona, muy próximo a la ruta del camino francés. Recorremos sus empedradas calles, mezclados entre la multitud de gente que también hace turismo por aquí, y seguidamente pasamos a un restaurante a comernos un espectacular cocido maragato, que se caracteriza por empezar a comerlo por el final, o sea, por las tajadas, dejando la sopa para lo último… Después del suculento cocido, ponemos rumbo, ya sin parar, hasta nuestra querida Salamanca… Aquí ya ponemos punto y seguido, porque volveremos, a este maravilloso viaje que nos ha llevado, recorriendo el camino del norte, por la parte final de Asturias y sobre todo,  por la provincia de Lugo, permitiéndonos pasar unos inolvidables días de convivencia, en contacto con la naturaleza, con los senderos y con nuestros propios pensamientos, haciendo de todo esto una experiencia fantástica que muy pronto volveremos a repetir. Y como siempre, decir una vez más: “Gracias a todas aquéllas personas, que con el gesto solidario de la donación, hacen posible el milagro de la vida”

 

 

 

Javier Diego.

Share

Información adicional